Música para el paladar.

Por: Laura Alejandra Castro Herrera – Comunicaciones Levapan.

“La música influye en la percepción que se tiene al probar un alimento”

Amigo comensal, ¿usted alguna vez ha entrado a un restaurante y ha quedado fascinado con la selección musical que acompaña su comida? O por el contrario ¿ha descubierto que la música dispuesta en un restaurante opaca su experiencia y no es de su agrado?

En cualquiera de estas situaciones, el punto en común, es la música, aquel arte que acompaña cada momento de nuestras vidas, nos transporta a lugares inimaginables y que dispone en nuestro cerebro un cúmulo específico de emociones que se relacionan con estados de ánimo. Y qué mejor momento para disfrutar de ella que cuando se procede a comer en un restaurante, pues la música puede afectar la percepción sobre la comida, su sabor y sus texturas.

La música en un restaurante puede llegar a aportar una sensación de acogida, calidez y privacidad pues reduce el ruido de otros comensales y resguarda las conversaciones a sus respectivas mesas. Además, puede aportar un elemento mágico y único al lugar, por ejemplo, en un restaurante italiano escuchar una selección de música clásica genera en el consumidor un mayor nivel de apropiación del platillo que se le está ofreciendo.

Mientras que, por ejemplo, en un café de onces, el cual se relaciona mentalmente a un espacio de tranquilidad, de desarrollo de ideas y de compartir entre amigos cercanos, la selección musical debe ser más cuidadosa y los niveles de volumen deben estar muy bien controlados, pues de lo contrario, se podría generar en los comensales una sensación de inconformidad, esto puede representar en un futuro una pérdida de clientes potenciales que no se sienten a gusto en el lugar.

Ahora, amigo restaurantero ¿Cómo saber cuál es la música ideal para su negocio?

Piense en lo que usted ofrece, es decir, si es un restaurante con una temática establecida o por el contrario es un espacio con múltiples posibilidades de comida. También piense en su tipo de cliente, si es un restaurante familiar, si es un espacio pensado para jóvenes o está dirigido a adultos únicamente. Establezca una perspectiva como cliente, ¿qué le gustaría escuchar?, ¿con qué tipo de música se siente a gusto y con cuál no?  Esto le ayudará a establecer los géneros musicales e incluso el volumen indicado.

Una vez con esto en mente, es más fácil establecer qué ruta tomar para preparar la selección musical que hará de su restaurante una experiencia total. No olvide, que la identidad de su marca también es una dirección ideal para saber qué tipo de música ha de poner. Todo debe tener una relación, los colores, la tipografía e incluso el vestir de sus meseros deben ir acordes con lo que se pretende trasmitir.

De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Arkansas, se determinó que cierta música genera en el cerebro una sensación de mayor satisfacción sobre los alimentos, por ejemplo, el jazz y el hip hop fueron los más votados al ingerir chocolate. De otro lado, un estudio de la Universidad de Oxford, afirmó que, en ambientes más relajados, las personas tienden a consumir menos calorías mientras que en espacios donde se exasperan sus emociones esta ingesta se incrementa. Ahora bien, cabe resaltar que la música puede hacernos sentir relajados en mayor o menor medida.

Por último, no olvide que al seleccionar la música que desea disponer en su restaurante, debe contar con las licencias adecuadas, con los equipos que su presupuesto le permita pero que le otorguen satisfacción al usuario y recuerde que la música es solo el acompañamiento pues lo principal siempre serán sus exquisitas preparaciones cargadas de sabor y alegría.

Si le ha gustado este artículo, compártalo en sus redes sociales.

Related posts

Leave a comment