¡La comida vegetariana también es deliciosa!

Por: Laura Alejandra Castro Herrera – Comunicaciones Levapan.

Actualmente, el vegetarianismo se ha convertido en una de las alternativas más recurrentes a la hora de comer. Este tipo de alimentación trae múltiples beneficios no solamente en términos ambientales, sino que también contribuye al bienestar y salud del cuerpo ya que puede llegar a ser una dieta balanceada, baja en grasa y con alto consumo de frutas y verduras.

Hay quienes creen que la comida vegetariana puede llegar a ser muy simple; sin embargo, existen múltiples recetas alrededor del mundo que hacen de esta alimentación una experiencia deliciosa, variada y diferente. Por ejemplo, la comida árabe se destaca por el uso de vegetales como ingrediente principal de sus platos.

Generalmente se asocia el paladar árabe con la riqueza de condimentos y el uso de los más exóticos ingredientes que se puedan imaginar, no obstante, esto no se limita a la cocina con animales; de hecho, la comida árabe posee platillos vegetarianos que además de ser exquisitos, son la alternativa ideal para quienes desean adentrarse en este estilo de vida o simplemente para quienes desean agregar un poco de sabor a sus recetas, esto sin mencionar que la comida del Medio Oriente pocas veces posee productos derivados de los animales, como la leche o los huevos.

Dentro de los alimentos destacados de esta vasta gastronomía se encuentra el falafel, un plato delicioso que a lo largo de los últimos años se ha posicionado en el mercado global, pues es común encontrar bolitas de falafel congeladas y dispuestas en los supermercados, así como su preparación en restaurantes de comida árabe alrededor del mundo.

Pero ¿exactamente qué es el falafel?

Este tradicional y popular plato de la cocina árabe se compone de unas pequeñas albóndigas fritas o al horno. Están hechas, generalmente, a base de garbanzos y se pueden acompañar con otros ingredientes que pueden variar según la receta. No se tiene un dato exacto de cuándo ni dónde puntualmente surgió el falafel, hay hipótesis que afirman que nació en Egipto, Siria, Palestina e incluso hay quienes aseguran que su origen está en la India. Sin embargo, de lo que sí se tiene plena seguridad es que es uno de los platos más exquisitos y reconocidos de la gastronomía árabe.

¿Cómo se prepara el falafel?

Existen diversas recetas de preparación para el falafel, las cuales varían según la región del Medio Oriente. Sin embargo, la receta que encontrará a continuación, por excelencia y rapidez, le ahorrará varios minutos en la cocina y le dará un resultado exquisito.

Ingredientes:

  • 300 gr de garbanzos (hidratados desde la noche anterior)
  • Pan rallado o harina de trigo
  • 2 cebollas cabezonas
  • 2 dientes de ajo
  • Una porción de cilantro fresco o perejil
  • Levadura
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • Comino molido

Preparación:

  • Escurra los garbanzos que fueron previamente hidratados y póngalos en una taza.
  • Revuelva todos los ingredientes y añada los garbanzos hidratados a la mezcla.
  • Amase toda la mezcla y de ser necesario, triture los garbanzos. Deje reposar la mezcla una hora aproximadamente.
  • Haga bolitas de aproximadamente 40 gramos, estas deben tener una consistencia gruesa y uniforme, que no se quiebre con el tacto. Si lo desea, puede congelar la mezcla de falafel y así tendrá una vida útil de 1 a 2 semanas.
  • Lleve las bolitas de falafel al horno precalentado y déjelas dorar por 15 minutos. Otra opción, la más popular, consiste en freír las bolitas de falafel en abundante aceite caliente hasta que estén completamente doradas.

Finalmente sirva las bolitas de falafel en un plato con papel absorbente y déjelas reposar por 1 minuto para quitar los excesos de aceite.

En seis sencillos pasos su falafel estará listo para ser servido, deleitar su paladar y el de sus invitados.

Si le ha gustado este artículo, compártalo en sus redes sociales.

Related posts

Leave a comment