Save Food: menos desperdicios, más conciencia.

Por: María José Alzate P – Comunicaciones Levapan.

La cifra de desechos alimenticios va en aumento, como una solución surgió el movimiento de Save Food.

Save Food es una campaña reconocida mundialmente por evitar las pérdidas de alimentos que, según la Organización de las Naciones Unidas Para la Alimentación, ascienden anualmente a 1.300 millones de toneladas.

Actualmente, el desperdicio de comida se ha convertido en uno de los mayores problemas de la sociedad de consumo en el ámbito internacional. Según estudios realizados por la Comisión Europea y la FAO, en Europa se desperdician alrededor de noventa millones de toneladas de alimentos todos los años, entre estos desechos se encuentran 30% de cereales, entre 40 y 50% de tubérculos y frutas, y un 20% de carnes y productos lácteos. Estas son cifras realmente alarmantes si consideramos la cantidad de toneladas de comida que se consumen diariamente en todo el mundo.

El desperdicio alimentario yace de la industria productora, servicios de restauración y catering, distribución al por mayor, esto representa el 58% de todos los residuos generados en la Unión Europea. Asimismo, junto a otros incrementos tanto en la población como en su capacidad económica, la generación de desperdicio de alimentos podría aumentar gravemente hasta los 126 millones de toneladas hacia el año 2021 si no se toman medidas urgentes.

Comúnmente, el desperdicio de los alimentos se asocia con el comportamiento de los consumidores finales, quienes no aprovechan o reciclan el alimento. En realidad, hasta un 42% de los desechos se encuentran en los propios hogares, lo sigue los productores alimentarios con un 39% y finalmente los supermercados con el 5%.

Para evitar este desperdicio, la iniciativa mundial de Save Food busca la concientización, colaboración y cooperación social a realmente valorar y apreciar los recursos alimenticios.

Algunas propuestas que ayudarían a solucionar este problema a pequeña y gran escala, según Save Food son:

1. Hacer siempre una lista de compras antes de ir al supermercado, pensando en la cantidad de alimentos, las proporciones, el número de comensales, y de esta manera se ajustarán mejor las cantidades, evitando el desperdicio.

2. El congelador es tu mejor amigo, puedes optar por guardar las pequeñas raciones de comida que te sobren y utilizarlo en otras preparaciones.

3. Aprende a hacer conservas, y encurtidos para reutilizar ingredientes que estén a punto de dañarse. Este es un método sencillo de aprovechar la comida que sobra.

4. Colocar en un punto más visible los alimentos que se van a dañar más rápido, y detrás de estos los que tienen una vida útil más larga.

5. No llenar de aderezo todas las preparaciones, sino hacerlo hasta el momento del consumo, ya que esto hace que la comida se pierda más rápidamente y evita guardarlos durante un tiempo prolongado.

6. El pan es el alimento más versátil. Tiene múltiples usos, se puede congelar para hacer unas deliciosas tostadas más tarde, o ya endurecido se puede utilizar como pan rallado.

7. La fruta que esté un poco pasada de madura se pueden utilizar para hacer batidos. Pasa algo similar con las verduras, por ejemplo, los tomates cuando ya estén muy maduros, se trituran y se convierten en unos deliciosos tomates fritos caseros, o conservándolos en la nevera pueden servir como la base de una pizza.

8. Compra envases, pueden servir para medir mejor las porciones y ayudarte a tener en cuenta que es lo que tienes en tu lacena.

9. Aprende a distinguir correctamente entre la fecha de caducidad y la fecha de consumo, así tendrás una idea del tiempo que dispones para comerte un alimento.

10. La mejor opción, y la que más involucra tu creatividad es reinventar las recetas con ingredientes que tengas a la mano, recuerda, la idea es aprovechar y no desperdiciar los alimentos.

“Darle una segunda oportunidad a los alimentos, es darle una segunda oportunidad al planeta”- Anónimo.

Si le ha gustado este artículo, compártalo en sus redes sociales.

Related posts

Leave a comment