Foodblogger: ¡pasión por la comida!

Por: Comunicación Digital Levapan.

La gastronomía está definida como el  arte de la preparación de un buen plato de comida que requiere un conjunto de conocimientos y técnicas para la elaboración de las recetas.

Además es considerada como una disciplina que estudia la relación del hombre con la comida y sus significados desde lo social y lo cultural que cada país o ciudad le otorga.

Para hacer un buen plato se requiere poner en juego todos los conocimientos adquiridos además de ingredientes de calidad y el toque de sabor que está implícito en las manos de quien los cocina.

Si para preparar un plato se requiere tanto conocimiento, ¿qué se puede necesitar para escribir acerca de gastronomía?

Elaine Hernández es Publicista, Periodista gastronómica y Foodblogger Dominicana, hizo parte de la primera promoción de graduados de la maestría en Periodismo y Comunicación Gastronómica en The Foodie Studies, y es la invitada de hoy para que nos hable acerca de esta novedosa labor.

¿Cómo empieza a escribir de comida?

Estaba ejerciendo mi profesión como publicista y en ese tiempo viajaba constantemente por trabajo, entonces empecé a provechar los momentos de la cena, desayuno y almuerzo para  contarle a mis familiares cómo me estaba yendo, les hablaba de los lugares, los sitios, también un poco  acerca de la comida y así fui haciendo mi blog personal dónde básicamente les “iba contando la vida a través de lo que comía”

Como escribía constantemente mis amigos y allegados me decían que hiciera un blog en República Dominicana y así lo hice y se llamó ¿Lo que pasa por mi boca? Sin embargo como las Redes Sociales estaban tomando cada vez más auge, decidí crear un personaje para socializar el blog en las Redes Sociales.

Es ahí donde nace “Bocatips” el personaje con un nombre corto y no el nombre del blog.

Foto: pixabay.com

Después me di cuenta que fue tomando otro rumbo, el blog es una cosa y las Redes Sociales son otra, aunque sea de la misma persona,  cada uno se debe  manejar de manera distinta, con información diferente porque el público que visita cada red, también tiene intereses distintos.

Foto: @anmafapez

A mí me pusieron esa etiqueta de Foodie pero yo siempre me he sentido más como bloguera gastronómica (Food Blogger).

A medida que tú te vas adentrando en este mundo, tú quieres dar más y más.

¿Qué es un Foodie?

Es un término en inglés que se usa para definir a la gente apasionada por todo lo que tiene que ver con comidas y bebidas, sin embargo no son los primeros que lo han hecho, también existen los gourmet.  Pero los Foodies siempre se diferencian de que no solo se apasionan por la comida y la bebidas sino todo lo que está alrededor como los restaurantes, locales, nuevas tendencias y que comparten sus experiencias gastronómicas en las Redes Sociales y blogs.

¿Dónde nace la tendencia?

La tendencia como Foodie necesariamente la tienes que enlazar al libro de Paul Levi que salió a mediados de los años 80`s”— The official Foodie Handbook, de allí toman en cuenta esta palabra y comienza a identificarse con un movimiento.

Si se va más atrás  en la historia comienza con los seguidores de la gastronomía a finales de 1800, gente de la alta sociedad se reunía para comentar la comida. Y a inicios de 1900 empiezan a salir publicaciones en los periódicos y poco a poco fue bajando de clase social porque se fue democratizando.

¿Tiene alguna ventaja ser Foodie?

Son muchas porque siempre te permite estar a la vanguardia en todo lo que está sucediendo, la gente te llama para alguna apertura para algún restaurante o platos que están surgiendo y tú siempre vas a estar empapado de la primera noticia. Además tu paladar y experiencia gastronómica se amplía muchísimo. Entonces tú vas creciendo mucho en cuanto a conocimiento de los sabores por la variedad no solamente de platos sino de bebidas que puedes probar.

Además el mundo de relaciones se amplía porque empiezas casi que a ser amiga del Chef, de instituciones como el caso de la Institución Sabores Dominicanos donde  puedes colaborar. Pasa a dejar de ser necesariamente una pasión y nos da la oportunidad de pertenecer a algo más y de ser más proactivos.

Ser Foodie ¿tiene alguna desventaja?

Lamentablemente, por lo menos acá en República Dominicana se tiene mucho la apreciación de que todo aquel que es Foodie, cuando opina de un restaurante es porque le pagan o porque se lo regalan, la gente entiende que tu opinión casi siempre está comprometida, entonces cuando te identifican como Foodie esa etiqueta viene contigo.

¿Cuáles son los errores en el manejo de Redes Sociales en las que puede caer un Foodie?

  • Juzgar a un lugar por la comida que haya servido un día.
  • Que su opinión este sesgada por el interés económico que haya de por medio.
  • Hay que tener en cuenta la preparación que viene detrás del plato para juzgarlo correctamente.
  • No actualizar el contenido regularmente.
  • No tomar buenas fotos, como de lo que se habla es de comida es fundamental por lo que deben evitar el desenfoque, falta de iluminación, falta de definición en las texturas, en general tener un buen sentido de la estética para hacer una buena foto.

Foto: unplash.com

¿Los Foodies deben cobrar por su trabajo?

Nadie debería cobrar pero yo ya entré a un conjunto por default dónde esa es la realidad, la gente empieza a cobrar.

Los medios de comunicación tradicionales se dieron cuenta que estos Foodies tienen más contenido que ellos porque son ellos quienes se están moviendo y van a los sitios.

¿En qué radica la importancia de las Redes Sociales para el sector gastronómico?

Vivimos en un mundo muy mediático y la gastronomía se ha democratizado entonces la gente siente que es un tema del que puede opinar con autoridad, aportando cosas diferentes  ya sea porque tiene una receta, fue a un restaurante que otros no han ido.

Entonces los mejores canales para poder contar esas experiencias son las Redes Sociales.

“Los chef y restaurantes hacen parte del mundo de las redes sociales” están compartiendo sus platos y los chef están compartiendo sus ideas, sus novedades. Entonces necesariamente si se quiere estar en el mundo de la gastronomía de una manera actualizada hay que escuchar por estos medios.

Foto: unplash.com

¿Qué le aportó la maestría Periodismo y Comunicación Gastronómica?

La maestría ayuda a enfocar la tendencia que tú tengas de escritura gastronómica, cómo explotarla para el sector periodístico cómo desarrollarla en lo editorial y literario también; te da materias desde historia del arte, historia de la cocina, con los primeros autores que escribieron sobre comida. Desde los primeros vestigios de escritura de recetarios hasta los más actuales que tienen que ver con las críticas del vino y de la comida.

Por la escritura va pasando todo lo que es la reseña, la crítica, la crónica. También toca un poco de cómo ayudarse de las Redes Sociales como comunicador. Aborda la parte editorial que tiene que ver con gastronomía y también un poco de literatura gastronómica,  como cuentos y cuentos cortos.

¿Qué le ha permitido lograr el periodismo gastronómico?

El periodismo gastronómico me  ha ido abriendo puertas:

Estoy colaborando con  la primera fundación gastronómica de República Dominicana.

  • En 2015 hice la primera muestra de cine gastronómico en República Dominicana en el Festival de Cine Global, la cual consistió en traer películas de temática gastronómica y a partir de ahí hacer actividades alrededor de la película. Adicionalmente trajimos al crítico literario y productor audiovisual español Pepe Barrena, quien compartió distintas temáticas como la desaparición de las guías de restaurantes y de la crítica especializada, el divismo de ciertos chefs estrella y sus restaurantes filosóficos, entre otras. Él es el autor del libro “Comer de Cine”, muy famoso porque ahí lo que tu encuentras son escenas gastronómicas que han sido muy representativas del cine, y a partir de esa escena gastronómica se va haciendo una crítica de diferentes áreas.
  • Este años en la II Muestra de Cine Gastronómico invitamos a Charlie Arturaola y Lino Pujia, protagonistas de la película italo–argentina “El duelo del vino” (2015), del director Nicolás Carrera.
  • También me han llamado a hacer parte de la edición de libros a nivel de investigación en gastronomía.
  • Hay otras ideas que van surgiendo como por ejemplo impulsar concursos de literatura y periodismo gastronómico con premios que sean específicamente para el sector porque no hay.

“La felicidad no es un trayecto es un platillo” - Anónimo.

Related posts